FAdeA reparó el Tango 02 y levanta vuelo en el mantenimiento de aviones militares

6.1

A través de la modernización y el mantenimiento de grandes aeronaves militares como los Hércules C-130, KC-130, P-3B Orion, Fokker y del avión argentino de combate IA-58 Pucará, FAdeA sustituye con ingeniería, experiencia y trabajo local servicios estratégicos que normalmente las fuerzas armadas demandan al exterior, a la vez que se reposiciona con los más altos estándares en el mercado mundial del mantenimiento aeronáutico. A fines del mes de julio fue entregado a la Presidencia de la Nación el avión Tango 02, un Fokker F-28 que había ingresado en los hangares de la Fábrica Argentina de Aviones para tareas de reparación y mantenimiento.

Desde su reestatización en 2009, FAdeA ha venido adquiriendo nuevas capacidades en el mantenimiento y la reparación de aviones de uso militar. Esto hace que la planta ubicada en Córdoba vaya convirtiéndose en la primera opción de las Fuerzas Armadas para mantener operativas y en óptimas condiciones muchas de sus diferentes aeronaves (cuando normalmente debían hacerlo, en general, en el exterior) y que además FAdeA se inserte con esas nuevas capacidades en el exigente mercado mundial de los servicios aeronáuticos.

En este sentido, en abril pasado se inició en la planta el proceso de revisión técnica estructural denominado SLAP (Structural Life Assessment Program) de los 4 aviones de patrullaje costero P3B Orion de la Armada Argentina. Con un costo inicial aproximado de U$S 2 millones y medio por avión, es la primera vez que este servicio se realiza en nuestro país, y se espera que los aviones puedan estar listos al cabo de un año y medio para brindarle a la fuerza unas 10.000 horas más de vuelo.

6.2

Poco antes, FAdeA lanzó su programa de modernización y remoción de obsolescencias de los tres grandes cargueros militares Hércules C-130, y de dos KC-130, similares pero con capacidad para el abastecimiento de combustible en vuelo. Tras finalizar en FAdeA las tareas de mantenimiento mayor (PDM) de uno de estos C-130 de la Fuerza Aérea, se envió la unidad a los talleres de la empresa estadounidense L3 Waco, donde desde marzo de 2015 se trabaja un plantel fijo de 13 técnicos e ingenieros de FAdeA para adquirir el know how que les permitirá efectuar todo el proceso de actualización tecnológica en el resto de las unidades en el país a partir del segundo avión.

6.3

Junto con la actual reactivación de capacidades para el diseño y la fabricación en serie de aviones y drones, prácticamente abandonadas durante los años en que la empresa fue privatizada, y la recuperación de la capacidad exportadora a través de la línea de producción de aeropartes para los KC-390 de Embraer (Brasil), estas nuevas capacidades en mantenimiento, modernización y fabricación reposicionan y le dan proyección internacional a FAdeA en otro importante mercado, que es el de servicios aeronáuticos: “De hecho hemos participado en licitaciones para el mantenimiento de C-130 en Colombia, Bolivia y Botswana, y una vez adquirida la capacidad de modernización, lo interesante será hacer un joint venture con el fabricante estadounidense para ofrecer en FAdeA el servicio de modernización a las unidades de cualquier parte del mundo”, explicó el Ing. Manuel Pesara, al frente del área de Mantenimiento de la planta.

La fase actual de modernización del C-130 corresponde básicamente a la modificación de la cabina, con el reemplazo de su instrumental analógico por un nuevo sistema de instrumentos de motores y de navegación aérea totalmente digitalizado (Full Glass Cockpit).

En las tareas que se efectúan sobre el primer Hércules en Texas, y que según está previsto finalizarán este mismo año, se capacitarán en total 24 técnicos e ingenieros de FAdeA, más personal de la Fuerza Aérea Argentina. La tarea continuará en la planta de Córdoba, cuando el personal argentino capacitado en el exterior haga la instalación del sistema Full Glass Cockpit en los demás aviones y reemplace sus unidades auxiliares de potencia por otro modelo de última generación, asistido por expertos internacionales que certificarán el proceso y le otorgarán a FAdeA la licencia para poder efectuarlo en cualquier Hércules 130, de cualquier parte del mundo.

Por otra parte, es obligatorio como requisito de calidad y seguridad operacional que el Estado, a través de la Dirección General de Aeronavegabilidad Militar (DIGAMC), autorice cualquier intervención que se realice en aviones militares. La DIGAMC controla desde 2012 el mantenimiento y la modificación de los medios aéreos de las fuerzas armadas; además, la metodología en uso hace que siempre se siga manteniendo un estrecho contacto con el fabricante, que en el caso de los Hércules es la empresa estadounidense Lockheed Martin.

Los Hércules C-130 se comenzaron a fabricar en la década de 1950, pero por sus excepcionales prestaciones siguen siendo valorados y utilizados en todo el mundo, incluso por la Fuerza Aérea Estadounidense. Esto requiere, sin embargo, que las unidades periódicamente deban ser sometidas a revisiones técnicas y a actualizaciones tecnológicas, lo cual crea un mercado en el que la Argentina, a través de FAdeA, ahora participa como proveedor.

El costo aproximado de la modernización digital de los C-130 es de 12 millones de dólares por unidad, y se calcula que hacerlo en el país implicará unos 5 millones de dólares de ahorro, aunque el más importante logro es incorporar esta capacidad de servicio para este avión, uno de los cargueros militares más exitosos y con más aeronaves actualmente en uso prestando servicios en muchas fuerzas armadas de todo el mundo.

FAdeA también tiene capacidad de reparación de los aviones Fokker F-27 y F-28, de origen holandés. Hoy, tras la mencionada entrega del Tango 02, se encuentran en sus hangares un F-28 de la Armada Argentina y dos de la Fuerza Aérea.

También se están realizando en la planta de Córdoba el mantenimiento, modernización y remotorización de los aviones de combate IA-58 Pucará. En octubre pasado FAdeA terminó de entregarle a la Fuerza Aérea las 8 unidades con su sistema de comunicaciones completamente modernizado, y actualmente están en curso la remotorización, la modernización del sistema integrado de navegación y tiro y el rediseño de algunas de sus partes, para darle a estos aviones argentinos 20 años más de vida operativa.